lunes, 7 de febrero de 2011

océano

Me gustan los mapas y los globos terráqueos; no puedo resistirme.
Cuando era pequeña me producía un placer indescriptible ir a la librería y pedir un mapa de España para luego hacer los deberes del colégio y pintar los rios de azul, las montañas y cordilleras de marrón, los nombres de las ciudades en negro... me gustaba escribir con letra clara Mar Medterráneo; pero lo mejor, el sumun era cuando escribía despacio Océano Atlántico. En mi lista de palábras mágicas está incluida océano, estoy segura de que repetirla varias veces en voz baja trae suerte. Hay palabras que tienen ese poder, no sabemos la razón pero decirlas nos produce bienestar, tranquilizan el espíritud, les otorgamos poderes para sanar, para hacer daño, para liberarnos o hacernos prisioneros.
Yo tengo algunas palabras con ese poder;hoy no puedo dejar de susurrar océano océano océano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada